Combustible para emprender

Reunimos tres emprendimientos que vieron la luz gracias a esfuerzos compartidos. Entre amigos, las dificultades se tornan desafíos y los miedos se vuelven oportunidades.

TEXTO: María Ducos – FOTOS: Tefi Conen

La amistad como ingrediente vital es lo que une a los emprendimientos White Wolf, Siesta Pijamas y Trazo y Compañía. Al perseguir sus sueños, que fueron parte de tantas charlas y desvelos, la confianza es lo que abrió la puerta para animarse a hacerlos realidad. Desde que dieron luz verde al mundo emprendedor, los proyectos comenzaron a funcionar y, como un matrimonio, sentaron las bases: compartir ganancias, fijar una estrategia clara y diferenciar los roles. En una nueva edición de #60segundostigris, nos reunimos con estas emprendedoras amigas en Espacio Creativo Nordelta -donde se dictan workshops para mujeres- para que nos cuenten sus historias.

DE TANDIL PARA EL MUNDO – @WHITEWOLFOK

White Wolf nació del otro lado del planeta, en una playa australiana, y gracias a la persistencia de Leoni y Luisana -primas y amigas tandilenses-, tocó suelo argentino para quedarse y triunfar. De viaje por aquellos destinos exóticos, las chicas conocieron unas lonas circulares de toalla y vieron en ellas un potencial gran producto. Después de meses de probar diversas alternativas y materiales, decidieron que harían lonas de toalla de un lado y de género de la India del otro. Este cambio respecto de la idea original les permitió, de repente, contar con un producto para el verano, como lona, y para el invierno, como frazada o de decoración. Sin tener experiencia en talleres, telas, confección ni presupuesto, White Wolf lanzó este primer producto justo antes del verano y fue un boom. Pero al tiempo, otros las empezaron a copiar y para diferenciarse, emprendieron un viaje a la India en busca de géneros y modelos que fueran su marca registrada. Con los retazos y las sobras de las lonas, cubrieron un abanico de productos que van desde manteles e individuales, hasta camperas. Hace muy poquito abrieron su showroom en Palermo Soho, que parece ser una verdadera experiencia para los sentidos. Animarse, confiar y estar muy atentas a las oportunidades fue la clave.

LA CONFIANZA DE LA HERMANDAD – @SIESTAPIJAMAS

María y Francisca Cornejo son amigas además de hermanas. Vienen de una familia salteña donde la siesta es sagrada y el piyama, compañero esencial de los momentos de ocio y relax. Hace tres años, cuando nació su segunda hija, Francisca supo que no iba a dar a basto con su trabajo de diseñadora, pero necesitaba ocupar su tiempo para no quedarse quieta. María, por otro lado, venía de trabajar como productora y quería bajar el ritmo. La vida las encontró a las dos buscando horarios más normales y un proyecto que las apasionara. Se embarcaron en la confección de piyamas clásicos con botones y de pata larga. Arrancaron buscando géneros y talleres y se toparon, como en todo nuevo desafío, con una primera traba: muchos talleres las dejaban colgadas, les prometían y luego no cumplían. Pero no se dieron por vencidas. Los géneros y sus megaproducciones, que parecen de revista, son su sello diferencial: elegancia y glamour para un look de entrecasa. Tienen un showroom en Callao y Santa Fe.

 

DISEÑO QUE COBRA VIDA – @TRAZOYCOMPANIA

De Nueva York a Oxford, una relación por las redes que se convirtió en un proyecto consolidado en Buenos Aires. Agus tenía un blog de diseño, caligrafía y lettering, y Tati comentaba sus fotos. Estando a más de cinco mil kilómetros de distancia, entablaron una amistad virtual que, luego de conocerse cara a cara, fue el inicio de Trazo y Compañía, un emprendimiento de papelería y textiles hecho con mucha dedicación.Según cuentan, Tati llegó para ordenarle un poco la vida a Agus, y no sólo logró eso, sino que la ayudó a poner en marcha una serie de workshops de diseño y la convenció de abrir un showroom con otras marcas, entre ellas Siesta Pijamas. Este ecosistema de creatividad y generosidad entre todas las ayuda muchísimo. Con terminaciones artesanales y papeles importados, Trazo y Compañía –“un acto de fe”, como dicen ellas con simpatía- se posiciona como un emprendimiento de regalos, de productos de papel muy cuidados y delicados, con estampados, troqueles y sobre propios.

ESPACIO PARA CREAR – @ESPACIOCREATIVONORDELTA

Durante catorce años, Nanina trabajó como vestuarista de eventos corporativos y publicidad, un mundo frenético que tuvo que dejar cuando se quedó embarazada. Siguió haciendo colecciones de verano y de invierno en tejidos y carteras de cuero. Ahora que sus hijos están más grandes, decidió crear un espacio destinado a workshops que tengan que ver con la mujer.Hace pocos meses abrió Espacio Creativo Nordelta, donde se dictan talleres de cocina saludable, fotografía y coaching para mujeres emprendedoras. Este espacio tan lindo y tan bien cuidado tiene un detalle sentimental: todos los muebles antiguos y restaurados por Nanina fueron de su mamá, que falleció hace un año y medio, y que siempre la alentó para que sacara a la luz su gran creatividad.

 

More from Revista Tigris
Recetas para una mesa solidaria
Recetas de Laura Di Cola que fueron el puntapié inicial para desarrollar...
Leer más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.