Calafate: una ciudad entre campos de hielo

Cómo nos gusta recorrer el país junto a las chicas de @estilovanderlust. En esta ocasión, ¡Calafate! No se pierdan este espectacular paseo.

Y en nuestra recorrida por este increíble país, llegamos al tan esperado Calafate, en Santa Cruz. Esta pequeña y recóndita ciudad es dueña de algunos de los mejores paisajes de la Patagonia, entre ellos, de la séptima extensión de hielo glaciar más grande del mundo: el Parque Nacional Los Glaciares. ¡No se pierdan esta experiencia única!

La ciudad del Calafate está ubicada a poco más de 300 km de la capital provincial y siempre es buen momento para ir. Igualmente, si debemos recomendar algún momento en particular, el mejor mes para visitarla es septiembre. Por ser temporada baja, los precios bajan, aún hay nieve y hay témpanos de hielo en el Lago Argentino. 

Calafate no requiere más que tres o cuatro días para recorrerla por completo, probar sus comidas tradicionales (ciervo, llama, jabalí y trucha) y su buena cerveza. 

El recorrido por el Parque Nacional Los Glaciares se puede hacer por cuenta propia o en las excursiones que salen del centro de la ciudad. 

¡Atención! No olvidar que si bien el glaciar Perito Moreno es el más famoso del Parque Nacional, este alberga estructuras aún más imponentes y difíciles de llegar, como el glaciar Upzala y el Spegazzini.

¿Vamos a recorrerla juntos?

La ciudad

Recomendamos hospedarse en la ciudad; muy pequeña y súper pintoresca, más aún si tienen la suerte de verla nevada. Además de recorrerla, se pueden degustar unas buenas cervezas en Mako, tomar unos tragos en el bar de hielo Yeti Ice Bar, comer un rico plato de comida en Isabel y comprar muchos dulces característicos de la zona. 

Para los amantes de los museos, recomendamos firmemente el Glaciarium Museo del Hielo Patagónico. 

Además, es fundamental guardar una tarde para ir a la playita del Lago Argentino a tomar unos mates o una cervecita mirando el atardecer. 

Glaciar Perito Moreno

A 80 km de Calafate, por la Ruta Provincial Nº 15 llegarán a la majestuosidad del Glaciar Perito Moreno. Este se observa desde el primer mirador en el camino y seguramente, les erice la piel. Imponentemente, se alza a 60 m de altura y 50 km de longitud.

Se pueden recorrer todos sus senderos a pie desde donde se puede observar el glaciar desde distintos ángulos: 

Sendero Azul (Paseo de la Costa) – Conecta el parking inferior con la zona central de las pasarelas.

Sendero Amarillo (Paseo Central) – El corazón de las pasarelas. 

Sendero Rojo (Paseo Inferior) – La cara oeste del glaciar

Sendero Verde (Paseo del Bosque) – 600 m de recorrido que se adentran en el bosque.

Además, si tienen la suerte de ver o escuchar un rompimiento, realmente se quedarán sin palabras. 

¿Qué más hacer?

Balcones de Calafate: son 35 km en 4×4 para llegar a un mirador espectacular con vistas alucinantes a la ciudad, al lago y a la cordillera, desde donde se puede llegar a divisar el Cerro Fitz Roy. 

Mini trekking sobre el glaciar: no apta para todo público. Una hora y media de un trekking increíble sobre el glaciar Perito Moreno para terminar la caminata con una degustación de whisky en vaso de hielo. 

Navegación safari náutico: navegar durante una hora para acercarse a las paredes del glaciar y a los témpanos. Allí, la altura de esa estructura helada es lo que más impacta. 

Todo glaciares: saliendo desde el Puerto Punta Bandera se inicia la navegación por el brazo norte del Lago Argentino hasta llegar a los glaciares Upsala y Spegazzini. En el camino se observan también otros glaciares como el Seco, Peineta y Heim Sur. Dato: el Upsala sólo se lo ve de lejos ya que es peligroso acercarse por los grandes desprendimientos.

Kayak en el glaciar: recomendable sobre todo en los meses de verano. Una experiencia inigualable que los lleva cara a cara con la mayor pared de hielo de América.

Después de ver todo esto no querrán volver a la ciudad, pero amerita el regreso para descansar y tomarse la cervecita merecida.

Como siempre, esperamos haberlos trasladado un ratito a este lugar mágico de nuestro país y haberlos motivado para ir a conocerlo. ¡Ninguna persona en el mundo merece morir sin conocerlo!

More from Revista Tigris
TIEMPO DE FLORECER
Cuando conectamos con nuestras emociones, despierta en nosotros una poderosa fuerza.
Leer más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.