CINCO DÍAS RECORRIENDO EL NOROESTE ARGENTINO

Qué destinos visitar en tu viaje de cinco días a Salta y Jujuy.

Texto: Estilo Vanderlust – @estilovanderlust

Cinco días de viaje fueron suficientes para afirmar que, recorrer el Norte Argentino, es una de las experiencias más lindas por vivir. Te compartimos los destinos que no podés dejar de visitar en tu viaje a Salta y Jujuy. ¡Las mejores postales te quedarán grabadas en la retina!

Como en tantos otros lugares de nuestro país, en el norte uno puede encontrar magia en cada rincón. Lo más lindo de todo, es lo inhóspito y poco comercial de muchos de sus lugares. 

Es notoria la escasez de información que circula respecto a otros destinos turísticos de Argentina como la Patagonia, de la cual la gente sabe y conoce mucho más. En el norte pudimos encontrar lugares muy poco explorados que hicieron nuestro viaje aún más especial. 

En esta oportunidad, te invitamos a recorrer los clásicos e imperdibles de la región y en la próxima oportunidad, te mostraremos los menos conocidos. 

Llegamos en avión a Salta; era un día increíblemente soleado. Allí hicimos base para recorrer los lugares más sobresalientes de esta provincia y de Jujuy. Nos hospedamos cerca del centro, en el conocido hotel “El Antiguo Convento”.

Recorramos el NOA (Noroeste Argentino) en cinco días. Listos, preparados, ¡ya!

DÍA 1°: SALTA 

Ubicada en el Valle de Lerma, sus imperdibles son: la Plaza 9 de Julio; el Museo de Arqueología de Alta Montaña que contiene a Las Momias de Llullaillaco (las mejores conservadas del mundo por antigüedad y cuidado); El Cabildo y su Catedral; la Basílica de San Francisco; el Convento San Bernardo; las vistas desde el cerro al tomar el teleférico. ¡Y por supuesto, mucha peña, empanadas y tamales!

DÍA 2°: SALINAS GRANDES Y PURMAMARCA 

Salinas Grandes: Se llega por la RN 52, subiendo la famosa cuesta de Lipan. El abra de Potrerillos es el punto más alto de esta cuesta, donde se alcanza una altura de 4170 m.

Purmamarca: La RN 52 llega hasta aquí; lugar donde se encuentra el mismísimo Cerro de los Siete Colores. ¡Maravillas sí las hay! Otras visitas: El paseo de los colorados, el “Cerro Porito”, la Plaza 9 de Julio y la Iglesia de Santa Rosa de Lima.

DÍA 3°: QUEBRADA DE LAS CONCHAS Y CAFAYATE  

Quebrada de las Conchas: Esta reserva natural se encuentra sobre la RN 68. Lo más alucinante de este lugar son sus formaciones rocosas moldeadas por la erosión, entre ellas: el Castillo, las Ventanas, el Obelisco, el Fraile, el Sapo. Las más recomendadas: Mirador de las Tres Cruces, el Anfiteatro y la Garganta del Diablo. 

Cafayate: En medio de los valles Calchaquíes se encuentra la morada, por excelencia, del vino torrontés. Al margen del hermoso pueblo, lo imperdible de la zona son sus innumerables bodegas, las cuales se pueden recorrer en bicicleta. ¡Un paseo único! Recomendación personal: Piattelli Vineyards. 

DÍA 4°: CUESTA DEL OBISPO, PARQUE NACIONAL LOS CARDONES Y CACHI 

Cuesta del Obispo: Es un tramo alucinante de la RN 33. Tiene aproximadamente 25 km de longitud y forma parte del camino a Cachi. El punto más alto es la Piedra del Molino, a 3348 m desde donde se puede observar la Capilla San Rafael; lugar ideal para las mejores fotos.

Parque Nacional Los Cardones: En el mismo camino se encuentra este parque nacional lleno de enormes cardones, flores de Amancay y un trecho de ruta que parece infinita. También se encuentra La Paleta del Pintor, cerro multicolor que se aprecia mejor con la luz de la mañana. Realmente imperdible. 

Cachi: La parada final de este recorrido. Es un pueblo de adobe blanco, ideal para almorzar y descansar del paseo. Lo más memorable: La humita, la cerveza y el silencio del mediodía. 

DÍA 5°: HUMAHUACA Y EL HORNOCAL

Dejamos unos de los mejores paisajes para el día final. 

Humahuaca: El recorrido por la Quebrada de Humahuaca no tiene igual. Por su parte, los imperdibles del pueblo son: Plaza Principal, Iglesia Nuestra Señora de la Candelaria, el Cabildo, la Torre de San Francisco Solano y la escalera Monumento a los Héroes de la Independencia.

El Hornocal:  No alcanzan las palabras para describir este cerro y sus catorce colores. Está a 25 km de Humahuaca y a 4800 m sobre el nivel del mar. Es recomendable ir en excursión ya que el camino es difícil de transitar para quienes no lo conocen. Además, hay que tener cuidado con el apunamiento. Para evitarlo, masticar hojas de coca. 

La pandemia nos limitó a la hora de viajar, pero el crecimiento del turismo interno nos dio la posibilidad de conocer nuestro increíble país. Recorramos los maravillosos paisajes que tiene para ofrecernos.

 IG: @estilovanderlust

More from Revista Tigris
Encuentros en familia: Miralejos
El verano tiene un ingrediente especial: tiempo libre para estar en familia....
Leer más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *