CONNECT: migrar y no morir en el intento

Caos, angustia y desborde emocional es lo que se vive durante una mudanza internacional. ¡A no desesperar!

Caos, angustia y desborde emocional es lo que se vive durante una mudanza internacional. ¡A no desesperar! Delegar en profesionales esos trámites y tareas que nos absorben energía es el primer paso para encarar una movida de semejante calibre. La vocación de ayudar llevó a Joaquina Barraondo y a Queenie Cavanagh de @connect_arg a ofrecer soluciones a distancia para argentinos y expatriados. Ya son muchas las familias agradecidas por su calidez y contención en momentos tan estresantes. 

Cuando los argentinos emigramos, nunca dejamos que nuestro corazón se aleje demasiado. Nos vamos por trabajo, por estudio, por amor, persiguiendo una mejor calidad de vida o una aventura. Nos vamos pero queda tanto nuestro acá.  Personas, afectos, momentos y lugares con los que siempre estaremos a uno o varios husos horarios de reencontrarnos. Pero claro, cuando lo que dejamos acá es mucho, cuando seguimos siendo ciudadanos argentinos y sólo cambiamos nuestra bandera de residencia, no siempre es fácil gestionar a la distancia esos eternos pendientes de nuestras obligaciones. 

Quien haya emigrado sabrá que aterrizar en la Argentina para las fiestas, las más de las veces, es sinónimo de burocracia, papelerío y trámites que se fueron acumulando en nuestra ausencia. Este es el temible lado B de la vuelta a casa en la que el reencuentro con familiares y amigos queda un poco empañado con tanta cola, procesos engorrosos y mal humor. 

Esa fue la punta de iceberg que vislumbró Joaquina Barraondo, abogada con mucha experiencia y fundadora de @connect_arg, una compañía de servicios que nació con la vocación de ayudar a los argentinos residentes en el exterior a resolver cuestiones que debían gestionar en la Argentina sin moverse de donde estén. 

Con el tiempo, y con la incorporación de Queenie Cavanagh, que trabajó durante años brindando servicios a expatriados y además es counselor especializada en familia, Connect amplió sus horizontes. El nuevo servicio era para aquellos extranjeros que quisieran mudarse al país. Gracias a su profesión cuentan con muchísimas herramientas para acompañar en forma integral el proceso de migración de todo el grupo familiar.

La magia de los comienzos

Connect fue gestado entre charlas con amigos, muchos que viven hace años en el exterior. Joaquina los escuchaba y empezó a ayudarlos cómo pudo: cuestiones familiares, afectivas, de negocio, inmobiliarias. “Fue construyéndose una relación de confianza super necesaria a la hora de encomendarme trámites, una mudanza o administrar una vivienda a la distancia; y el boca en boca fue rindiendo sus frutos”, nos cuenta esta emprendedora.

Con Quennie en el equipo, las soluciones para expatriados que quisieran instalarse en el país se convirtieron en una pata fundamental de su negocio. Dando soporte para búsqueda de vivienda, colegios, tour de orientación, trámites varios y apoyo emocional para la familia, fueron haciéndose un lugar en el mercado.

“Muchas veces nuestros clientes no conocen la Argentina, el idioma y costumbres de nuestro país, por lo que es fundamental para ellos depositar su confianza en alguien y atravesar este proceso lo más livianamente posible”, nos comenta Queenie.

Descansar en personas de confianza

En un país donde la burocracia te pone los pelos de punta y es por demás frustrante, contar con ayuda para los trámites más pesados es una tranquilidad. Joaquina y Queenie conocen muy bien los vericuetos de la administración pública para agilizar procesos y comparten esa vocación de servicio que va desde lo emocional hasta lo más práctico. “Es justamente en esa búsqueda de hacerle al otro la vida un poco más simple que nos hemos encontrado como socias”, concluyen. 

Con la pandemia en pleno auge y las fronteras cerradas, debieron recalcular y barajar de nuevo. Así surgió Connect Local, con la idea de brindar servicios desde Buenos Aires al resto de las provincias. Comenzó, entonces, un intenso asesoramiento de familias que buscaban migrar con todo lo que ello conlleva: mudanza internacional, alquiler o venta de sus hogares, acompañamiento emocional de la familia, traslados de mascotas, orden de papeles. 

Un caso insignia

Las chicas aprendieron mucho de la pandemia. Y sin dudas, el caso de Silvina, que viajó a visitar a sus hijos a Estados Unidos y terminó quedándose a vivir allí las marcó. Vendió su casa y les encomendó la mudanza de sus cosas. Todas las charlas fueron por teléfono, zoom o whatsapp. Armaron junto a ella un inventario de todo lo que tenía, separaron aquellas cosas que quería vender de las que quería regalar o llevarse. Trabajaron codo a codo con su mudadora de confianza y el equipo funcionó increíble. 

“Nos da una satisfacción enorme haber hecho un gran trabajo, que ella haya confiado en nosotros, que hoy esté contenta y que nos haya dicho ´sin ustedes hubiera sido muy difícil de concretar´”, nos comparten las chicas.

De la mano del turismo

Además, las chicas cuentan con dos agentes de viajes en la red de profesionales con la que trabajan. Cuando un argentino vuelve a su país busca conciliar familia, amigos y vacaciones. Desde Connect buscan garantizar una experiencia turística de calidad para que en la corta estadía se pueda disfrutar a pleno. 

 

www.connectarg.com.ar 

@connect_arg

 

 

More from Revista Tigris
Eme papel: tras un sueño
Se lanzó a armar agendas con diseños propios y creó Eme Papel,...
Leer más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *