HUMMUS: decoración artesanal

Un servicio de calidad y que embellece un poco más el mundo.

Por María Ducos

Si descubrimos eso que nos hace felices, que brinda un servicio de calidad y que embellece un poco más el mundo, entonces la única contraseña correcta es trabajar para hacerlo realidad. Agus de @hummusdeco se capacitó y dejó que muchos le enseñaran para sacar adelante uno de sus pendientes en la vida.

Cuando se juntan las ganas de emprender con la vocación y el talento, nada puede salir mal. A Agustina Roca le sobre buen gusto, perseverancia para aprender y habilidad para las manualidades y la costura, y con un empujón de su suegra se lanzó con @hummusdeco, una cuenta de decoración con productos para todos los espacios de la casa. 

Ana, su suegra, fue el grán puntapié de esta historia. Con más de 30 años haciendo cortinas y fundas, no sólo le enseñó a coser, sino que también le regaló la máquina de su mamá, un gesto enorme que confirmaba el rumbo. A partir de ese momento, empezó a practicar y practicar. Sus primeros diseños textiles, siempre con el gran ojo de Ana detrás, los volcó en almohadones, repasadores, servilletas, manteles, cortinas y mantas.


Y como la técnica y la constancia hacen al maestro, Agus fue ganando confianza, y Ana vio en ella la persona ideal para empezar a delegar. Absorber información sobre medidas, géneros y presupuestos fue el siguiente paso necesario para meterse de lleno en el negocio que poco a poco su suegra le iba encomendando.

El plus propio

Más tarde, un curso de serigrafía fue la puerta de entrada para la búsqueda y encuentro de ese valor agregado que marcaría la diferencia de sus productos. Ahora la estampa hace que su catálogo sea mucho más jugoso, personalizado y distinto.

Y con la compra de los primeros géneros, Agus empezó a jugar con los diseños. Sacar fotos y animarse a mostrar fue el inicio de lo que hoy es @hummusdeco. Por supuesto que al principio implicó tener un poco la casa patas para arriba, la máquina de coser en medio del comedor y las telas invadiendo sillas y sillones. Pero nada de eso importó. Mientras una estantería en medio del living desbordaba de almohadones, lonas, cortinas y manteles, Agus fue dando sus primeros pasos como feliz emprendedora.



Entre viajes al colegio, el ajetreo de la oficina del negocio familiar y con tres hijos de diez, cuatro y dos años, se las arregla para estampar una cortina de baño o para pintar un mantel a juego con sus servilletas. Hace poco aprovechó que hacía obra en su casa y el cuarto que originalmente iba a ser para Rafa, su hijo más chiquito, terminó siendo su taller y su lugar en la casa. Una inversión a futuro.

Un valioso cambio de timón 

Coser, tomar medidas, entregar fundas o colocar cortinas, sumado a la demanda de los clientes y las redes sociales es el camino por el que aspira a conquistar más y más metas. Y el feedback con su gente vale cada malabarismo de su vida. Porque la certeza de estar haciendo lo que nos gusta y nos sale bien no tiene precio.

Cómo no agradecerle a su suegra que le enseñó todo; a su marido que la acompaña a comprar telas, a colocar cortinas, que se banca los horarios locos y además hace las veces de contador y asesor. Cómo no agradecerle a su gente que la alienta y la apoya para seguir. A todos ellos, un gracias infinito, hay Hummus para rato.

Tienda online

 

Tags from the story
, , , ,
More from Revista Tigris
San Valentín
Hoy 14 de febrero, se celebra el “Día de los Enamorados”, pero...
Leer más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *