Jardines: estilos que encantan

Los jardines con estilos que se identifican con sus entornos producen un impacto visual coherente, íntegro y emotivo.
Los jardines que se identifican con sus entornos producen un impacto visual coherente, íntegro y emotivo. Cada jardín tiene su estilo, su encanto y un alma propia generados por sus dueños. Su estilo puede ir acorde a la arquitectura y a las necesidades de cada familia, por eso ningún jardín es igual a otro, todos son únicos. En esta nota los invito a recorrer las características de los diferentes estilos.

Se busca que el jardín forme parte de su entorno, y que su composición se fusione maravillosamente con la naturaleza. El uso de plantas autóctonas le imprime al espacio un sabor local más propio. Un ejemplo son los jardines floridos de Gran Bretaña y las praderas de Estados Unidos. Con el diseño de la plantación, comienza la etapa más inspiradora en la que las especies vegetales dan forma, estructura y proporcionan un patrón en común. El entorno natural puede ser desértico, tropical, acuático, deportivo, salvaje, alpino, silvestre. Cada uno ofrecerá una vegetación diferente, un diseño que acompañará las líneas y curvas de la casa, un clima propio y un suelo en particular que es, justamente, lo que otorga nombre al estilo. Recorramos uno por uno.

  • Estilo oriental

Líneas limpias y formas definidas son las características principales de este estilo de jardines que no son necesariamente grandes y que llaman a la contemplación y al reposo. Pocas especies vegetales juegan con toques de piedras y grava, cercos y caminos elevados con recorridos bien definidos. También un poco de agua en forma de estanque con acuáticas transmite esa calma bien oriental. Las especies vegetales pueden ser caña de bambú seca y viva, azalea, acer japónico, acer palmatum atropurpureum, acer, prunus, sakura, acacia mimosa, iris pseudacorus, juncos, diferentes variedades de pinos, helechos, fatsia japónica, juniperus chinensis, camelia vitis coignetiae, wisteria floribunda, crisantemos, hostas fortunei, narcisos, musgo y dichondra. 

  • Estilo mediterráneo

Azules, amarillos, anaranjados, rosáceos y rojos son sus colores. Mar y cielo son los dueños de un estilo de colores brillantes y limpios. El clima cálido en verano y poco lluvioso hace que sea necesaria la elección de especies vegetales con poco requerimiento hidráulico pero con buen drenaje. Su suelo pobre alberga especies como lavandas, coníferas, bulbines, gramíneas, portulaca, jarilla, senecios, agaves y aloe veras, especies cerosas. Las paredes blancas, con azulejos y mosaicos coloridos, más los senderos con sus típicas macetas de barro decoran el jardín y perfuman en primavera con gran variedad de cítricos y geranios. 

  • Estilo colonial

Es una mezcla de dos estilos, indígena y español. Se define por la sencillez de sus líneas y formas. Es un estilo cómodo, relajado, ordenado que va desde muros de piedra a tejas. La planta baja suele ser cuadrada y con patio central. Arcadas y columnas. La vegetación es muy importante en este estilo. Maderas oscuras hacen un estilo pesado, razón que nos lleva a plantar floraciones cálidas y focos ornamentales dados por los diferentes tonos de rojo con malvones y geranios en maceteros que nos acompañan en el recorrido del jardín. Bien sectorizado, los jardines coloniales brindan diferentes situaciones enmarcadas con especies definidas. El aroma es común en cada espacio, ya que representa el romanticismo y la alegría del estilo. 

  • Estilo formal

Se destaca por su elegancia, por el hombre domina el paisaje con una simetría perfecta. Estilo refinado de líneas rectas y paisaje contenido. Glorietas, terrazas, estanques, setos, enrejados, especies con manejo de diferentes técnicas y piedritas son elementos decorativos en este estilo. Orden, simetría y repetición son sus características. El recorrido del ojo nos lleva por los lugares, buscando el punto focal que será dado por una fuente, una pérgola, una estatua o un banco. Césped y setos son elementos claves. Los setos bien recortados contienen especies florales y coloridas que van cambiando según la estación del año. Un jardín dentro de otro es lo que logramos descubrir en este estilo.  Buxus, coníferas, herbáceas, bulbos en primavera y en otoño debajo de las copas de ejemplares añosos de árboles y arbustos. Formas definidas de follajes de colores en sus hojas y flores delicadas que atrapan polinizadores. 

  • Estilo moderno

Menos es más. Aquí es donde podemos visualizar un jardín con poca variedad de especies trabajadas en masa. Los contrastes en las formas y la sectorización son la clave. La función de cada espacio dentro del jardín dependerá de cada familia y las edades. Un sector de pileta y quincho. Un sector para meditar marcado por mobiliario moderno, senderos de piedras y listones de quebracho. Colores claros y el banco como protagonista en la decoración y flores. Baldosas, pavimento son elementos que se utilizan para dividir estos espacios. Con líneas limpias y ordenadas. Funcionalidad ante todo para la sectorización. El ritmo y la armonía marcados por las especies vegetales, trabajadas en manchones, varían según la estación del año. Herbáceas como liriopes, agapanthus, festuca, sedum, salvias, verbenas, lantanas y ácers. Arbustos como cyca revoluta, buxus, pittosporum tobira, ilex. Trepadoras en su amplia variedad de jazmines perfumados como polyantha, diamela, de leche, azórico, del país y madreselvas enmarcan columnas, arcos y ventanales. 

  • Estilo rústico

Abierto al campo, mar o bosque, el jardín rural está compuesto con vallas de madera y muros de piedra áspera. Paisajes sencillos y coloridos aparentemente desordenados, pero contenidos por estructuras verdes. Un rosal marca el romanticismo de este estilo, donde las hierbas, arbustos y flores dan alegría y color. La huerta está involucrada en el jardín por sus flores, frutos y aromas de romero, orégano, salvias y menta. Tibuchinas, rosales, lavandas, margaritas, malvas, delphinium, anémonas japónicas, aljabas, claveles, conejitos, geranios, espuela de caballeros, granularía, aromos y anacahuitas son algunas de las especies vegetales que acompañan al estilo. El paisaje rural se fusiona con la casa y las terrazas. Los maceteros de materiales reciclados como barro, hierro, cemento pintado cumplen la función de decorar los espacios al exterior y galerías. 

Ya tenemos algunas características de cada estilo, ahora solo tenés que elegir cuál te gusta más y acompaña a la arquitectura para poner ¡manos a la obra!

 

María Laura Vidal Bazterrica – Paisajista – @itasflowers

Contacto: 15-4991-6073 – marialauravidal@hotmail.com

Fotos ilustrativas y tomadas de otras producciones realizadas por el equipo editorial de Tigris.

More from Revista Tigris
Diseño de un ambiente tropical
¿Te gustaría contar con una selva en tu propio jardín?
Leer más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *