Las gramíneas y su magia

¿Qué caracteriza a las gramíneas? ¿Cuál es su rol en el diseño del jardín?

Las gramíneas son, desde hace unos cuantos años, las especies vegetales más cultivadas y utilizadas por los paisajistas por su valor ornamental, por sus formas, por el colorido que aportan a nuestros espacios verdes, y sobre todo, ¡por su bajo mantenimiento! Conocé todo sobre estas plantas.

Sus hojas, generalmente delgadas, finas y acintadas, acompañan elegantemente a los soplidos del viento. Son morfológicamente versátiles; se adaptan a todos los climas y altitudes. Encontraremos gramíneas tanto en estepas como praderas; montañas, selvas y hasta en los bosques. Las variedades desérticas y subpolares crecen en suelos secos y hasta en los inundados.



La familia de las gramíneas comprende hasta setecientos géneros y diez mil especies en todo el mundo entre nativas y naturalizadas. El trigo, arroz, maíz y caña de azúcar son de las más cultivadas en todo el mundo.



¿Qué caracteriza a las gramíneas?

Son vegetales que presentan una parte aérea formada por el tallo o la caña —con nudos y entrenudos— hojas alternadas y flores ubicadas en el ápice de la planta, constituidas por espiguillas que representan la inflorescencia elemental de la gramínea.



También hay especies subterráneas con raíces fasciculadas, tallos y hojas modificadas llamadas rizomas. Con sus raíces absorben el agua y los minerales, y en ellas almacenan los nutrientes.

Su reproducción puede darse por vía asexual o sexual, o por división de matas en primavera.

Su rol en el diseño del jardín

Las gramíneas forman parte del paisaje natural. Más allá de la moda, poseen condiciones y atributos que las destacan en nuestro paisajismo contemporáneo. Son de rápido crecimiento; la forma de sus matas aporta rusticidad, y tienen una variada inflorescencia. Además, son económicas; tienen follajes diferentes, y en otoño nos deslumbran con sus colores.



A la hora de integrarlas en el diseño, debemos tener en cuenta ciertas cuestiones:

  • Combinar las de textura más gruesa con las de texturas más finas.
  • Armar grandes “manchones” con una o dos especies de follajes que contrasten entre sí.
  • Podarlas solo después de las heladas. 
  • Combinar diferentes espigas florales. Por ejemplo: la pennisetum con miscanthus y paspalum.
  • Combinan perfectamente con la mayoría de las bulbosas (como los lirios y bulbines), y herbáceas como la hemerocallis y rosales.
  • Cuantas más horas de sol reciban, mejor se desarrollarán.


¿Un dato? Además de todas las ventajas antes mencionadas, las hojas y espigas de las gramíneas son ideales para armar floreros y ramos. Aguantan muchísimos días sin marchitarse.

María Laura Vidal Bazterrica – Paisajista – @itasflowers

Contacto: 15-4991-6073 – marialauravidal@hotmail.com

More from Revista Tigris
Tiempo de reflexión
Una selección de títulos que motivan, ideales para terminar este año y...
Leer más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *