Mamás que vuelven al pañal que usaban sus mamás

dsc_0236

¿Sabías que los bebés de hoy generan hasta un 6% de los residuos del relleno sanitario? ¿Por qué, si son tan chiquitos? Sucede que los pañales descartables, que mucho se usan a diario no sólo forman un gran volumen de desechos, sino que también tardan cientos de años en biodegradarse. Pero hay formas de evitar su consumo.

La opción más recomendable es que consideremos el pañal de tela nuevamente. La verdad es que hoy llevamos ritmos muy distintos a los que tenían nuestras propias mamás o abuelas, ¡pero quizás sí podría ser viable implementarlos aunque sea de manera parcial y alternada! Esa pequeña decisión sumaría en gran medida… no creerías cuánta.

Los pañales convencionales se fabrican con plásticos, fibras que tienen geles absorbentes y blanqueadores, lo que exige un proceso de producción mucho más costoso a nivel ambiental, sumándose a una enorme dificultad para degradarse. Así surge 8 Estaciones, un emprendimiento súper consciente que confecciona unos pañales hechos con tela de algodón orgánico, siendo esto último un punto clave.

dsc02826-version-2

Por su parte, el algodón que usamos comúnmente también deja un saldo bastante negativo en nuestro planeta, dado el caso que su cultivo consume el 25% de los agroquímicos fabricados en el mundo, ocupando tan sólo un 3% de las tierras sembradas. Es por eso que, en 8 Estaciones, optan por el orgánico, aunque ésta no sea una decisión sencilla de llevar adelante.

Verde Textil es la empresa que les provee la tela, y la transportan desde Perú “debido a que ahí tienen prohibido por ley el uso de transgénicos”, explica Ana Tonon, miembro de este equipo de trabajo. Si bien acá en la Argentina se intentó realizar esta forma de cultivo, precisamente en Chaco, no se pudo concretar debido a que las tierras ya estaban infectadas con químicos: “en este país sí se apostó mucho al uso de fertilizantes y pesticidas, tanto para la siembra de soja como de algodón, entre otros”, concluye Ana.

dsc02537-version-2

También están convencidos de que será mucho más positivo que un material de estas características tenga contacto con la piel de un bebé, a diferencia de los químicos del descartable. Sin embargo, la opción ecológica exige incorporar un proceso de higiene, desde ya, por el simple hecho de que hay que lavarlo para reutilizarlo. Por lo visto, lleva el mismo procedimiento de lavado que el resto de la ropa. Incluso hay madres que lo hacen a mano, aunque seguramente esa no sea una opción para todos. Ante cualquier duda acá hay más detalles acerca de su lavado.

Conozco mamás que se animaron a probar esta alternativa y aprendieron a convivir con esta tarea extra sin mucha dificultad. También les encanta saber que en tantos sentidos hacen su aporte al cuidado ambiental. ¿Y vos cómo te lo tomás? ¿Creés que te complicaría mucho o le darías una oportunidad? ¡Sigamos en contacto y contanos cómo te fue!

 

Mechi,
www.espiralista.wordpress.com
www.facebook.com/espiralista

More from Revista Tigris
PINTEREST: TENDENCIAS 2020
Como hace ya algunos años, Pinterest predice las principales tendencias que coronarán...
Leer más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *