No solo de flor luce el jardín

En los meses de invierno, la naturaleza también tiene su encanto.

Texto: María Laura Vidal Bazterrica – @itasflowers

En los meses de invierno, la naturaleza también tiene su encanto. Lejos de volverse triste y sin atractivos, el jardín se prepara para una gran variedad de especies vegetales cuyo follaje logra atraer nuestros sentidos a pesar del frío, la lluvia y los días cortos con poco sol.

Una visita al vivero nos ayudará a descubrir esa amplia variedad de plantas que, combinadas entre sí, funcionan muy bien creando una composición paisajística. Las diferentes tonalidades de verdes, rojos anaranjados, amarronados, bordos  y amarillos, junto al gris de sus hojas perennes, logran este objetivo.

Cuando no tenemos ni flor ni fruto, y solo contamos con follaje, diseñaremos un sector para recorrer o sentarse a contemplar los colores que forman parte de la composición.

Detalles de los colores y sus matices

-Verdes: puede ser verde oscuro, verde agua, verde esmeralda, verde flúor, verde Kelly, verde militar, verde espárrago, verde oliva.

Ejemplos  de  especies: suculentas, filodendro longifolia y misionero, boina de vasco, olea texana, durante aurea, pittosporum tobira y nigrigans, ficus pandurata y benjamin, phormium tenax y cyca revoluta, entre otras especies.

-Verde amarillo: con tonalidades claras y oscuras del amarillo combinado con el verde, los llamamos disciplinados y variegados. Los ubicamos como amarillo limón, verde oro o  dorado, verde ámbar o amarillo indio, verde amarillo, topacio.

Ejemplos de especies: suculenta, aptenia cordifolia var, variegata, euphorbia trigona, phormium tenax y agaves disciplinados, eleagnus, euonymus, liriope muscari, vincas disciplinadas, pittósporummaggy, pittosporum maggi, abelia papa di carlo, Iris foetidissima variedades, aucuba japónica.

-Verde rojo-amarronado: color marrón/bordó, sus hojas suelen cambiar de color con el frío y pasar del verde en verano, al marrón y bordó con el frio. Sus tonalidades van del verde  marrón, verde caqui, verde pardo, verde castaño ocre y siena, y verde borgoña.

Ejemplos de especies: suculentas, aeonium arboreum atropurpureum, phormium disciplinado, arbusto dodonea, abelia grandiflora, bergenia ballawley, pennisetum rubra, flor de humo, cotinus, imperata cylindrica rubra y nandidas, entre otras.

-Verde grisáceo: nos lleva al color plata, color cemento, zinc o simplemente gris.

Ejemplos de especies: gran variedad de suculentas como agave attenuata, echeveria elegans, sedum dasyphyllum, senecio micanoides, helecho phlebodium blue, ficus alii.

Tips muy importante 

Por trabajar con especies de follaje no debemos olvidarnos de fertilizar el suelo tres veces al año con gran cantidad de humus de lombriz. Esta actuará directamente en sus hojas en desarrollo y en su coloración.

Si además de los diferentes matices de los colores del follaje, le sumamos a nuestra composición paisajística diferentes formas de las hojas, alargadas, anchas corazonadas, dentadas, redondas, delgadas, gruesas y peludas, habremos logrado un jardín atractivo y luminoso en plena oscuridad invernal.

Agradecimiento especial: Viveros El Botánico – Colectora Este Panamericana, El Talar – Km 29,4 –  47408631

 

More from Revista Tigris
El verde echa raíces
Preocupados por el medio ambiente y por una sana alimentación, son muchos...
Leer más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *