Prepararse para dar el salto

Los postgrados, doctorados y MBA pueden ser vistos no sólo como un escalón más dentro de la formación académica sino como un verdadero instrumento de inversión a mediano plazo.

Fuente: IAE Business School

Texto: Mónica Fernández

Los postgrados, doctorados y MBA pueden ser vistos no sólo como un escalón más dentro de la formación académica sino como un verdadero instrumento de inversión a mediano plazo. Los resultados para los egresados son tangibles y concretos: suelen obtener un upside que llega al 100% de sus salarios. A la capacitación se suman las ventajas de una nueva y nutrida red de relaciones y habilidades para saber tomar desafíos y afrontar riesgos, dos cualidades muy valoradas por las empresas en la actualidad.

En los tiempos que corren todo es rápido. Pero cuando se trata de planificar el futuro profesional, frenar la pelota a tiempo, tomarse un momento para revisar lo hecho y dibujar nuevas metas, es una decisión que dejará su recompensa.

En ese camino, la posibilidad de invertir en nosotros mismos, de poner los ahorros o incluso tomar un crédito para cursar un postgrado, o un máster, sea en la Argentina o en el exterior, debería ser una estrategia a considerar. Una forma “diferente” de entender el ahorro y la inversión. Incluso, un ítem más a tildar dentro de una planificación financiera de largo plazo que seguramente incluye desafíos tales como acceder a la vivienda propia, viajar e ir gestando un “colchón” que nos dé tranquilidad. Apostar por la propia capacitación da resultados concretos, aseguran los especialistas en recursos humanos, que se materializan en mejores salarios y mejores posiciones laborales. Invertir hoy – no sólo dinero sino también tiempo y esfuerzo- para dar mañana el gran salto de nuestras carreras.

¿De qué inversión hay que hablar? No mucho más que US$ 10.000 promedio y pagados en cuotas. Un dinero que muchos jóvenes hoy en día eligen volcar en la compra de un auto (que luego ocasionará grandes gastos) o en un viaje por Europa con amigos, un programa que suma cada vez más adeptos entre los menores de 30 con un buen empleo pero sin expectativas de poder ahorrar para grandes proyectos.

 Potenciarse
“Hacer un MBA es una inversión para toda la vida”, arranca categórico Javier García Sánchez, director académico del One Year MBA del IAE Business School, la Escuela de Negocios de la Universidad Austral, durante una entrevista con Tigris. “Hoy el conocimiento técnico sólo no alcanza; el liderazgo requiere saber trabajar en equipo, tomar riesgos y entender nuevos proyectos, y para eso te prepara un MBA”, continúa. El IAE ofrece un MBA de dedicación parcial que se cursa en 15 meses -en Buenos Aires o en las sedes del interior del país- y el One Year MBA, un programa full time, “destinado a profesionales con cinco años de experiencia laboral que buscan un trabajo de transformación personal completo, reflexionar sobre el liderazgo, aprender a trabajar en equipo, conocerse y enriquecerse del feedback con el resto de los compañeros”, detalla García Sánchez. El MBA full time del IAE es internacional y, entre sus inscriptos, cerca del 45% son extranjeros que buscan una capacitación reconocida a nivel mundial con fuerte foco en la región. IAE Business School está “rankeada” como la segunda mejor escuela de negocios de Latinoamérica por Financial Times y ocupa el puesto 30° a escala mundial.

Desde la Universidad Torcuato Di Tella (UTDT), otra de las casas de estudio líderes en el país (ver cuadro de Ranking), destacan que “una vez concluida la maestría, las personas que la cursaron logran una mejora en el ámbito profesional, ya sea en las condiciones laborales, en el aspecto salarial o en ambas”.

En UTDT tienen una Maestría en Dirección de Empresas (MBA) que dura quince meses y está destinada a ejecutivos con una experiencia laboral mayor a cuatro años y el Executive MBA, con un formato más intensivo y pensado para profesionales que tengan como mínimo siete años de experiencia. “Buscamos para nuestros MBA, profesionales con capacidad gerencial y actitud emprendedora, que sean creativos, innovadores y con visión pluralista”, destacan. La Universidad Di Tella posee además, Maestría en Finanzas (10 meses), en Econometría (dirigida a graduados universitarios en Economía, Ingeniería u otras en las que la econometría es el objeto de estudio), Máster en Periodismo y Doctorado en Estudios Internacionales. Los valores arrancan en $48.000, la maestría en Historia; y hasta $273.000, el MBA.

Fuente: IAE Business School

 En la UADE, “los MBA son los programas con mayor demanda, aunque también las maestrías de negocios como Finanzas, Recursos Humanos, Dirección Comercial y Comunicaciones Corporativas representan gran interés en el mercado”, cuenta Juan Cruz Lozada, Director de UADE Business School. “Las maestrías –explica– duran dos años, con excepción del MBA Intensivo y la Maestría en Derecho Empresarial, que se cursan en 18 meses”. “El valor promedio de las maestrías de UADE es de $97.000”, apunta Lozada.

Marcela Romero, Gerente Comercial de Talent en ManpowerGroup, consultora especializada en reclutamiento y soluciones para el mercado laboral, abona la idea de sumar capacitación a la experiencia laboral. “La formación y la experiencia son elementos importantes para acceder a un empleo y/o para asumir nuevas responsabilidades en una nueva posición. Resulta fundamental mantenerse actualizado y conocer de qué se tratan estas nuevas tendencias, para poder afrontar los desafíos en forma acorde y estratégica. Los postgrados, másters y cursos de especialización, son una alternativa muy recomendable y nuestro consejo es que, siempre que sea posible, se pueda complementar el trabajo diario con un estudio de postgrado”.

En la combinación de experiencia y formación, interpreta Romero, está el secreto del éxito. “Los empleadores argentinos valoran enormemente la experiencia laboral de los candidatos y la capacidad de enfrentarse a situaciones nuevas e inesperadas. Los másters, en ese sentido, no sólo permiten mantenerse actualizado sino también romper la rutina laboral y comenzar a pensar en otros parámetros de desempeño. Se trata de un excelente disparador para que surjan nuevas ideas y propuestas en el entorno de trabajo y, a su vez, permite tejer redes con profesionales de otras industrias”, puntualiza la ejecutiva.

Fuente: IAE Business School

Elegir el momento y el lugar
“El mejor momento para encarar un MBA –aconseja García Sánchez del IAE–, especialmente si éste es full time, es antes de los 30 años, con algo de experiencia ya en el mercado laboral pero aún sin obligaciones familiares que atender”. “Mi consejo es que lo tomen como una real inversión y el resultado después de un máster es una completa transformación personal, que les dará la formación necesaria para dar el salto a posiciones directivas”. “En términos generales, los alumnos son jóvenes profesionales de 31 años, con entre 6 y 7 años de experiencia laboral. Los hombres superan en un 70/30 a las mujeres, salvo en la Maestría en Dirección de Recursos Humanos y la de Comunicaciones Institucionales donde la relación es inversa”, describe Lozada.

Según un relevamiento realizado por la Universidad Di Tella, el 38% de quienes cursan MBA tienen entre 30 y 35 años y el 41%, entre 35 y 40 años. Respecto de la formación académica de grado que traen quienes se inscriben en un máster o postgrado, contadores, licenciados en administración e ingenieros son los que predominan.

Entre las universidades mejor posicionadas para hacer un MBA según la opinión de consultores en recursos humanos, ejecutivos con posiciones gerenciales, empresarios y headhunters, relevados por la Revista Apertura para el Ranking de Escuelas de Negocios que publica anualmente, figuran el IAE Business School, de la Universidad Austral, la Universidad Di Tella, la Universidad de San Andrés y la Universidad del CEMA (UCEMA), en los cuatro primeros lugares. La Universidad Católica (UCA), la UADE, el ITBA y la Universidad de Buenos Aires, se ubican también dentro de las diez primeras posiciones.

Atributos como plan de estudios, cuerpo docente, vinculación internacional y la interrelación que mantienen con las empresas, figuran entre los más valorados al evaluar las casas de estudios. Del otro lado del mostrador, cuando los empresarios y reclutadores de recursos humanos son consultados sobre la importancia que le dan a la capacitación de los postulantes, 45% responde que “es importante” un postgrado cuando se trata de evaluar a un candidato, y el 23% considera este dato “muy importante”.

Written By
More from Tigris
Eidico Casas: por Guazu Nambi
En Guazu Nambi la premisa fue (y lo es en cada proyecto)...
Leer más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *