SIETE DÍAS EN LA PATAGONIA

Te compartimos una guía para aprovechar al máximo tu recorrido en el sur argentino.

Texto: Estilo Vanderlust – @estilovanderlust


El otoño nos traslada directamente a la tan preciada Ruta Nacional 40, precisamente a la Patagonia Argentina. Luego de varias experiencias, queremos revelarles qué lugares no pueden dejar de visitar en su recorrido de siete días por el sur de nuestro país. ¿Nos acompañan?

Transmitirles nuestros sentimientos mientras recorremos Argentina se nos hace muy fácil. Y es nuestro deseo que, luego de leer este recorrido encuentren la motivación para salir y explorar. La Patagonia ofrece escenarios muy diversos e igual de increíbles en las cuatro estaciones del año. Desde el blanco de la nieve invernal hasta el azul profundo de los lagos en verano. Por eso este destino es tan versátil y apto para escaparse en cualquier momento.

Península de San Pedro, Bariloche


Para un recorrido de siete días, se recomienda
tener acceso a un auto, ya sea el propio o uno alquilado. Las distancias son largas y las cuatro ruedas le dan a uno mucha libertad. Aún así, se puede hacer en avión o colectivo y contratar excursión para moverse. Lo ideal para este recorrido es dormir en los diferentes puntos, aunque también se puede hacer base en Bariloche.


DÍA I: Villa La Angostura

Esta ciudad denota su influencia alpina en las construcciones y las montañas que la rodean. A pocos km se encuentra el parque nacional Los Arrayanes, que contiene el segundo bosque más grande del mundo de este tipo. Sin dudas, ¡uno de los lugares más increíbles que conocimos! Otros imperdibles de Villa La Angostura: Cerro Bayo, Bahía Mansa y Brava, Puerto Manzano y el sendero a la cascada Ñivinco, de aproximadamente 6 horas de trayecto ida y vuelta.

Bahía Mansa


Bosque de Arrayanes


DIA II: Camino de los Siete Lagos

Entre Villa La Angostura y San Martín de Los Andes se encuentra el famoso Camino de los Siete Lagos, una ruta de 107 km de pura belleza que atraviesa dos de los Parques Nacionales más importantes del sur: el Nahuel Huapi y el Lanin. Estos alojan el lago Espejo y el lago Correntoso (los dos más lindos para nosotras), el lago Escondido, el lago Villarino, el lago Falkner, el Machonico y lago Lacar. Todos tienen miradores en las rutas para contemplarlos desde las alturas y muchas de sus cumbres ya están blancas.


Mirador Lago Espejo

Lago Correntoso


Lago Falkner

DÍA III: San Martín  de Los Andes

Disfrutar de la pequeña ciudad mágica a orillas del lago Lacar, que además de ser de cuentos, nos deslumbra con su oferta gastronómica. Recomendamos tomar el té en Arrayán, que es la casita de té más antigua del sur.

Las actividades que sugerimos para San Martín de los Andes son: tomar un ferry por el lago y recorrer el parque nacional Lanín. También el centro de esquí Chapelco y las playitas de Quila Quina y Yuco. Si quieren más, el sendero al mirador Bandurrias los dejará boquiabiertos. ¡Ya están avisados!



Quila Quina

DÍA IV: Villa Pehuenia

Es una pequeña villa patagónica en el departamento de Aluminé, poco conocida y súper recomendable para buscar paz mental en medio de la naturaleza. A tener en cuenta: el acceso con calles de ripio puede dificultar la llegada, pero el esfuerzo vale la pena. ¿Qué hacer allí? El circuito Pehuenia, con lagos, montañas y formaciones rocosas; el recorrido al volcán Batea Mahuida; y para los amantes del esquí que lo visitan en invierno, hay pistas para disfrutar en las alturas.


Y si de gastronomía hablamos, el crumble de peras con masa de harina de Pehuén que ofrecen los vendedores ambulantes en la feria del pueblo, hace que todo valga más aún la pena.


DÍAS V, VI Y VII:

La joyita sureña, la imperdible, la más deseada, la frutilla del postre: San Carlos de Bariloche, o como se le dice también, la Suiza Argentina. El tiempo destinado a cada actividad, y el orden para hacerlas es indistinta. Sugerimos empezar por el circuito chico que abarca las vistas más indescriptibles, el famoso hotel Llao Llao y las fábricas de cerveza más reconocidas del país como Patagonia, Berlina y Blest. También veran los más famosos cerros: el Catedral, Campanario, Otto, López y el Tronador, con su hermoso glaciar Ventisquero Negro, algunos de ellos muy concurridos por esquiadores en invierno.


Mirador panorámico del Circuito Chico

Otros destinos imperdibles para visitar durante la estadía en San Carlos de Bariloche son la Península de San Pedro, la Isla Victoria, a la que se accede en ferry, y el parque nacional Los Alerces son de suma belleza. Y la preciosa localidad de Colonia Suiza que es la representación más fiel del hippie que vive en los Alpes. Son imperdibles también las playas de la zona de Villa Tacul, a las que se puede acceder haciendo senderismo.

Camino a Isla Victoria


Isla Victoria

En Bariloche es parada obligada cenar en Familia Weiss con su picada Estrella de jabalí, ciervo y trucha ahumada; también cuenta con opciones veggie. Para el té recomendamos Paila Co, una cabaña escondida entre las montañas muy poco señalizada con las mejores vistas del lago Moreno y el mejor tostado de jamón y queso de cabra que probarás en tu vida.


Lago Moreno

En fin, ¿cómo explicarles con palabras lo que el sur nos hace sentir? Si bien hablamos con pasión de todos los lugares que recomendamos, admitimos que el sur tiene ese “no sé qué” que lo hace extremadamente especial. Es un viaje que les cambiará la perspectiva para ver las cosas, les hará notar lo insignificantes que somos en el mundo y la fortuna que tenemos de haber nacido en un país lleno de riquezas naturales. 

¿Qué están esperando? ¡A viajar se ha dicho!

IG: @estilovanderlust

More from Revista Tigris
Cómo ordenar la biblioteca
Las bibliotecas abiertas son lindísimas pero también un arma de doble filo.
Leer más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *